“Tolerancia a diferentes factores antinutritivos en lechones alimentados con guisantes de invierno (Pisum sativum) y alberjón (Vicia narbonensis) en la fase estárter”

Autores/as

  • Emilio Gómez Izquierdo Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León
  • Eduardo de Mercado de la Peña Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León
  • José Gómez Fernández Junta de Castilla y León
  • Cristina Tomás Almenar Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León
  • Eva Guillamón Fernández INSTITUTO NACIONAL DE INVESTIGACIONES AGRARIAS Y AGROALIMENTARIAS
  • Alejandro Varela Sandín INSTITUTO NACIONAL DE INVESTIGACIONES AGRARIAS Y AGROALIMENTARIAS
  • Mercedes Muzquiz Elorrieta INSTITUTO NACIONAL DE INVESTIGACIONES AGRARIAS Y AGROALIMENTARIAS
  • Mercedes Martín Pedrosa INSTITUTO NACIONAL DE INVESTIGACIONES AGRARIAS Y AGROALIMENTARIAS
  • Pascual López Nuez COPISO Soria Sociedad Cooperativa
  • Mari Ángeles Latorre Górriz Facultad de Veterinaria, Universidad de Zaragoza

Palabras clave:

proteaginosas, factores bioactivos, alimentación de lechones

Resumen

Se realizaron dos ensayos para evaluar el efecto de dietas con diferentes niveles de factores anti-nutritivos: inhibidores de tripsina (UTI) y quimotripsina (UQI) de guisantes de invierno y γGlutamyl-S-Ethenyl-Cysteine (GEC) de alberjón, en el rendimiento de lechones durante el estárter. En cada uno se utilizaron 192 machos castrados, híbridos Duroc x (Large-White x Landrace), con 11,23 y 11,55 kg de peso medio respectivamente, e igual diseño: cuatro tratamientos y ocho réplicas cada una de seis lechones. Los tratamientos del ensayo 1 fueron: Control: harina de soja 47 y soja extrusionada (SE) (0,97 UTI-1,94 UQI/mg de pienso); P-CAR: SE y guisante Cartouche (1,62 UTI–3,16 UQI/mg de pienso); P-ICE: SE y guisante Iceberg (3,09 UTI-4,95 UQI/mg de pienso); P-LUN: SE y guisante Luna (3,19 UTI-5,56 UQI/mg de pienso). Los lechones del tratamiento P-CAR crecieron más que el resto, con igual consumo y conversión. No hubo diferencias entre Control, P-ICE y P-LUN. El pienso del ensayo 2 tenía diferentes niveles de alberjón: 0%, 5%, 15% y 25%, y GEC (1,52% del grano). Los lechones del 5% comieron y crecieron más, con igual conversión que los del 0%. El rendimiento empeoró con porcentajes del 15% o mayores. Se concluye que lechones de 40 a 61 d/v mantienen o mejorar el rendimiento con la ingesta de inhibidores de proteasas que exceden 3,28 y 2,86 veces, UTI y UQI respectivamente, los de una dieta de soja, y que la inclusión de 5% de alberjón en el pienso aumenta el consumo y el crecimiento.

Biografía del autor/a

Emilio Gómez Izquierdo, Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León

NULL

Publicado

2018-04-12

Número

Sección

Producción Animal