Efecto de la fecha de siembra sobre el potencial forrajero de cultivares primaverales de canola en la Comarca Lagunera, México

Autores/as

  • David Guadalupe Reta Sánchez Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP)
  • Humberto Sánchez Martínez Facultad de Agricultura y Zootecnia, Universidad Juárez del Estado de Durango, México.
  • J. Santos Serrato Corona Facultad de Agricultura y Zootecnia, Universidad Juárez del Estado de Durango, México.
  • Uriel Figueroa Viramontes Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP)
  • José Antonio Cueto Wong Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP)
  • Edmundo Castellanos Pérez Facultad de Agricultura y Zootecnia, Universidad Juárez del Estado de Durango, México.

Palabras clave:

composición química, rendimiento de forraje, nutrientes

Resumen

La temperatura y el fotoperiodo pueden reducir el potencial forrajero en siembras tempranas de canola. Se realizó un experimento de campo en Matamoros, Coahuila, México, durante dos ciclos de crecimiento (2013-2014 y 2014-2015), para evaluar la respuesta de seis cultivares primaverales de canola (Brassica napus L. var. Oleífera) a cuatro fechas de siembra temprana. La fecha de siembra no afectó la composición química del forraje, sin embargo, temperaturas altas y fotoperíodos largos en fechas de septiembre acortaron el ciclo y redujeron los rendimientos de materia seca y nutrientes. Los rendimientos de materia seca (6036 a 8599 kg ha-1), proteína cruda (1081 a 1308 kg ha-1) y energía neta para lactancia (38209 a 45281 MJ ha-1) fueron más altos en las siembras del 4 y 19 de octubre. En la fecha de siembra del 19 de septiembre, los rendimientos de materia seca disminuyeron entre 18,0 y 28,6%; sin embargo, los rendimientos de proteína cruda y energía neta para lactancia se mantuvieron. Los cultivares IMC 205 y Hyola 401 mostraron un mayor rendimiento y estabilidad en la producción con ciclos de crecimiento entre 71 y 96 días; el cultivar Ortegón, con mayor precocidad (66 a 83 días), también mostró un alto potencial forrajero, principalmente en siembras tardías. Los resultados indican que el mayor potencial forrajero se obtiene cuando la canola se siembra entre el 19 de septiembre y el 19 de octubre en siembras tempranas.

Biografía del autor/a

David Guadalupe Reta Sánchez, Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP)

Investigador Titular C Campo Experimental La Laguna (INIFAP) Programa forrajes

Humberto Sánchez Martínez, Facultad de Agricultura y Zootecnia, Universidad Juárez del Estado de Durango, México.

Estudiante del Doctorado Interinstitucional en Ciencias en Sustentabilidad de los Recursos Agropecuarios.

J. Santos Serrato Corona, Facultad de Agricultura y Zootecnia, Universidad Juárez del Estado de Durango, México.

Profesor Investigador en Nutrición Animal

Uriel Figueroa Viramontes, Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP)

Investigador Titular C

Nutrición Vegetal

José Antonio Cueto Wong, Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP)

Investigador Titular C

Fertilidad de suelos

Edmundo Castellanos Pérez, Facultad de Agricultura y Zootecnia, Universidad Juárez del Estado de Durango, México.

Profesor Investigador

Producción de forrajes

Archivos adicionales

Publicado

2018-06-05

Número

Sección

Producción Vegetal