Si ocurrió un evento adverso piense en decir “lo siento”

J. J. Mira Solves, C. Romeo Casabona, P. Astier, A. Urruela, I. Carrillo, S. Lorenzo, Y. Agra

Resumen


Fundamento. La información al paciente víctima de un evento adverso (EA) presenta ciertas particularidades en función del marco legal del país en el que se produzca, especialmente en lo referido al ofrecimiento de una disculpa. En el presente trabajo se pretende establecer los límites y las condiciones que debemos considerar a la hora de trasladar una disculpa al paciente que ha sufrido un EA.

Método. Conferencia de consenso entre 26 profesionales de distintas comunidades autónomas, instituciones y perfiles profesionales con experiencia acreditada en la gestión de sistemas de Seguridad del Paciente y Derecho Penal de diferentes ámbitos laborales (sanidad, aseguradoras, inspección, académico).

Resultados. El paciente, tras un EA además de ser informado, debiera recibir una disculpa expresada en términos neutros (manifestación empática y de pesar por lo sucedido), sin que el informante se identifique a sí mismo como responsable del daño, culpabilice a terceros, ni ofrezca una compensación en nombre de la compañía aseguradora. El profesional que se siente más directamente involucrado en el incidente es normalmente el menos indicado para informar y disculparse. El informante debe ajustarse al tipo y gravedad del EA. La normativa y condiciones del seguro de responsabilidad aconsejan no ofrecer información concreta sobre la magnitud de la compensación.

Conclusiones. La disculpa debe medirse en función del marco normativo que rige en cada país. En nuestro caso procede una respuesta de empatía hacia el paciente, manifestando pesar por lo sucedido (decir lo siento) que puede facilitar la relación con el paciente, reducir su desconfianza y el número de litigios.


Palabras clave


Evento adverso. Seguridad del paciente. Comunicación. Ética.

Texto completo:

PDF


DOI: https://doi.org/10.23938/ASSN.0031