La embajada en Washington de Antonio Garrigues Díaz-Cañabate (1962-1964): ¿Una diplomacia para el aperturismo?

  • RAFAEL ESCOBEDO ROMERO
Palabras clave: Franquismo, relaciones internacionales, Estados Unidos, aperturismo, Julián Grimau, «contubernio de Múnich».

Resumen

En 1962 el prestigioso abogado Antonio Garrigues Díaz-Cañabate fue nombrado embajador en Estados Unidos con el propósito fundamental de renegociar los acuerdos bilaterales de 1953, que tenían una validez de diez años. Los aspectos más directamente relacionados con esa importantísima negociación son dejados de lado en esta investigación para centrar la atención en la intensa actividad diplomática llevada a cabo por Garrigues para mejorar la percepción que desde Estados Unidos se tenía de la dictadura franquista. La personalidad de Garrigues se situaba precisamente en los márgenes más liberales dentro del consenso franquista y quiso transmitir a la sociedad norteamericana el mensaje de que el franquismo era una fórmula propia de evolución hacia un futuro régimen homologable al del resto de países occidentales. Garrigues representaba el ala aperturista del régimen en unos años sesenta caracterizados precisamente por el aperturismo, pero también por las rigideces extemporáneas y la exasperante lentitud del ritmo evolutivo del régimen autoritario español.
Publicado
2010-05-27
Sección
ESTUDIOS