Escalas de riesgo en insuficiencia cardíaca aguda

  • P. Parra Esquivel Servicio de Urgencias. Hospital Universitario de Canarias. Tenerife.
  • N. Báez Ferrer Servicio de Cardiología. Hospital Universitario de Canarias. Tenerife.
  • F.J. Martín Sánchez Servicio de Urgencias. Hospital Clínico San Carlos. Instituto de Investigación Sanitaria (IdISSC). Madrid.
  • M.A. Pérez Carrillo Servicio de Urgencias. Hospital Universitario de Canarias. Tenerife.
Palabras clave: insuficiencia cardíaca

Resumen

Sr. Editor:

            La insuficiencia cardíaca aguda (ICA) es uno de los motivos más frecuentes de consulta urgente, suponiendo en los países occidentales entre el 3% y el 5% de los ingresos hospitalarios 1. Está asociada a una elevada mortalidad tanto intrahospitalaria, como precozmente tras el alta, además de presentar unos índices altos de reingreso. Por ello, un documento de consenso internacional ha propuesto recientemente como objetivos para los pacientes con ICA dados de alta desde los servicios de urgencias hospitalarios (SUH), una mortalidad a 30 días inferior al 2%, una tasa de revisita a urgencias por persistencia o empeoramiento de la ICA inferior al 10% y una rehospitalización por este motivo inferior al 20% 2.

            Tras leer el artículo de Valdivia-Marchal et al, en el que realizan un excelente análisis de los factores predictores para pacientes que ingresan por ICA, llama la atención que no mencionen ninguna de las escalas de riesgo desarrolladas en los últimos años, ampliamente validadas y con utilidad clínica, en este espectro de pacientes3. Entre las estudiadas en los SUH se disponen de varias, tales como: EHMRG, EHMRG30-ST, OHFRS, STRATIFY, EAHFE-3D, AHFRS y MEESSI-AHF4. De ellas, las escalas que han demostrado mayor capacidad discriminativa han sido la EHMRG y MEESSI-AHF (concordancia estadística entre 0,74-0,81 para EHMRG para predecir la mortalidad a los 7 días, y 0,80-0,84 para MEESSI-AHF para predecir la mortalidad a los 30 días)4.

 Valdivia-Marchal et al, encontraron como variables predictoras independientes de forma común a estas escalas, la edad, la creatinina y presión arterial3. Asimismo, no hallaron diferencias significativas pronósticas entre los pacientes que presentaban una fracción de eyección por debajo del 40%, pero esto es posible que se deba al bajo porcentaje de ingresos con esta característica en concreto3. Por otro lado, la puesta en marcha del estudio DEED FRAIL-AHF, pretende demostrar la eficacia de una intervención multidimensional e integral desde urgencias, para disminuir los eventos adversos a los 30 días del alta desde los SUH en los pacientes mayores frágiles con ICA5. Precisamente en él, un elemento fundamental para la estratificación de riesgo de los pacientes es el uso de la escala MEESSI. Sus resultados es probable que arrojen datos importantes para este subgrupo de pacientes con ICA, cada día más frecuentes en nuestra práctica clínica.

            De cara a futuros estudios sobre morbi-mortalidad en la ICA, creemos estimar el riesgo de estos pacientes mediante el uso de alguna de estas herramientas pronósticas, escalas que, por otro lado, debe incorporarse de manera inmediata en la práctica clínica habitual, máxime en los SUH, donde la toma de decisiones debe basarse en criterios objetivos.

Publicado
2021-04-28