El europeísmo como arma de oposición al franquismo (1956-1962)

  • Jesús M. Zaratiegui Universidad de Navarra (Pamplona)
Palabras clave: Régimen franquista, Europa, oposición interna, Movimiento Europeo

Resumen

La ausencia de libertad de expresión y asociación en la España franquista hizo que los primeros grupos de oposición interna tuvieran muchas dificultades para desarrollar sus actividades. Este artículo se centra en una de las formas que se encontró para sortear esta dificultad: enarbolar la bandera del europeísmo para poder mantener el contacto con la oposición del exilio, y recibir apoyo político y financiero de sus mentores europeos. Ese hueco lo había dejado libre el gobierno franquista al reconocer ya en los años 40 la dificultad de encaje de un régimen fascista en la nueva Europa, recreada sobre el respeto a los derechos fundamentales de la persona. En este sentido juega un papel fundamental el Movimiento Europeo que sirvió de paraguas protector a las actividades de su filial española, la AECE, alrededor de la cual se articularon varios de estos primeros grupos de oposición. Esta tolerancia del régimen con los opositores más moderados se quebró a partir de la reunión de Múnich (1962), que el gobierno español consideró una provocación y un intento de reconciliación con los que habían sido derrotados en la Guerra Civil. El exilio o confinamiento de sus más destacados líderes paralizó casi por completo esta incipiente oposición democrática. Habrá que esperar un lustro para que recobre su fuerza, ahora liderada por grupos de inspiración socialista o comunista. 

Biografía del autor/a

Jesús M. Zaratiegui, Universidad de Navarra (Pamplona)
Profesor Titular de Historia e Instituciones Económicas, Facultad de CCEE
Publicado
2015-10-01
Sección
ESTUDIOS