Reconstrucción de la mama tras mastectomía

F.J. Escudero, J. Oroz, M.J. Pelay

Resumen


La reconstrucción mamaria se ha convertido en una opción disponible para la mayoría de las pacientes sometidas a mastectomía. Ha sido demostrado que la reconstrucción mamaria disminuye los disturbios psicológicos asociados a la mastectomía. La reconstrucción con una prótesis mamaria de silicona es seleccionada cuando los tejidos preservados después de una mastectomía subcutánea, mastectomía total o mastectomía radical modificada, tienen una cantidad y calidad adecuadas para la inserción de la prótesis. A menudo estos tejidos son deficientes cuantitativamente. En estos casos el uso de expansores tisulares permite la expansión de los tejidos blandos deficientes. Expansores de forma anatómica producen mamas con una apariencia natural, ptosis adecuada y un pliegue submamario bien definido. Cuando la piel tiene mala calidad o ha sido irradiada, o cuando se ha realizado una mastectomía radical, tejido adicional autógeno necesita ser traído al área mamaria mediante un colgajo. Los dos colgajos musculocutáneos usados más frecuentemente son el colgajo del dorsal ancho y el del recto abdominal transverso. Para conseguir un buen resultado es necesaria la reconstrucción del pezón y de la areola, y a menudo es necesario modificar la mama contralateral.

Palabras clave


Reconstrucción mamaria. Mastectomía.

Texto completo:

PDF