La voz de la Inocencia en el diseño del mundo

  • Ana Suárez Miramón UNED

Resumen

El personaje Inocencia en los autos sacramentales de Calderón resulta de gran interés dramático, teatral y temático. Su autor utilizó los elementos bíblicos, la filosofía de Nicolás de Cusa y la tradición religiosa, simbólica y moral para elaborar una concepción del mundo donde se elogia la bondad y el razonamiento básico; de esta manera deja en evidencia los abusos de la sociedad en el terreno de la economía, la política y la moral a través de su mirada simple e ingenua.

The character Inocencia in the sacramental autos by Calderón is of great dramatic, theatrical and thematic interest. Calderón used the biblical elements, the philosophy of Nicolás de Cusa and the religious, symbolic and moral tradition to elaborate a conception of the world where kindness and basic reasoning are praised. This simple and naïve look turns the spotlight on the abuses of the society in matters of the economy, politics and morality.

PALABRAS CLAVE / KEYWORDS: Calderón, Inocencia, personaje dramático, autos sacramentales / Calderón, Inocencia, dramatic character, sacramental plays.

Biografía del autor/a

Ana Suárez Miramón, UNED
Catedrática Literatura española Uned. Departamento de Literatura española y Teoría de la Literatura

Citas

Arellano, Ignacio, Diccionario de autos sacramentales, Kassel / Pamplona, Reichenberger / Universidad de Navarra, 2000.

— «El vestuario en los autos sacramentales (el ejemplo de Calderón)», El vestuario en el teatro español del Siglo de Oro, Cuadernos de teatro Clásico, 13-14, dirigido por Mercedes de los Reyes Peña, Madrid, 2000, pp. 85-107.

Bajtín, Mijail, La cultura popular en la Edad Media y el Renacimiento, Barcelona, Seix Barral, 1974.

Calderón de la Barca, Pedro, Andrómeda y Perseo, ed. José M.ª Ruano de la Haza, Kassel / Pamplona, Reichenberger / Universidad de Navarra, 1995.

— El gran mercado del mundo, ed. Ana Suárez, Kassel / Pamplona, Reichenberger / Universidad de Navarra, 2003.

— El laberinto del mundo, ed. Juan Manuel Escudero Baztán, Kassel / Pamplona, Reichenberger / Universidad de Navarra, 2015.

— El pintor de su deshonra, ed. Alan K. G. Paterson, Kassel / Pamplona, Reichenberger / Universidad de Navarra, 2010.

— El veneno y la triaca, ed. Juan Manuel Escudero Baztán, Kassel / Pamplona, Reichenberger / Universidad de Navarra, 2000.

— El verdadero Dios Pan, ed. Fausta Antonucci, Kassel / Pamplona, Reichenberger / Universidad de Navarra, 2005.

— La cura y la enfermedad, ed. Ignacio Arellano y Eva Reichenberger, Kassel / Pamplona, Reichenberger / Universidad de Navarra, 2014.

— La redención de cautivos, ed. Marcella Trambaiolli, Kassel / Pamplona, Reichenberger / Universidad de Navarra, 2013.

— La semilla y la cizaña, ed. Davinia Rodríguez, Kassel / Pamplona, Reichenberger / Universidad de Navarra, 2014.

— La serpiente de metal, ed. Luis Galván, Kassel / Pamplona, Reichenberger / Universidad de Navarra, 2012.

— La vacante general, ed. Iñaki Pérez Ibáñez, Kassel / Pamplona, Reichenberger / Universidad de Navarra, 2005.

— La viña del Señor, ed. de Ignacio Arellano et al., Kassel / Pamplona, Reichenberger / Universidad de Navarra, 1996.

Cusa, Nicolás de, Acerca de la docta ignorancia, ed. Manuel Fuentes, Benot, Madrid, Aguilar, 1973.

— Diálogos del Idiota, Pamplona, Eunsa, 2008.

León, Fray Luis de, De los nombres de Cristo, ed. Cristóbal Cuevas, Madrid, Cátedra, 1977.

Lucrecio, De rerum natura. De la naturaleza, trad., ed. y notas Eduard Valentí, Barcelona, El Acantilado, 2012.

Parker, Alexander A., Los autos sacramentales de Calderón de la Barca, Barcelona, Ariel, 1983.

Ripa, Cesare, Iconología, Madrid, Akal, 1996, 2 vols.

Rull, Enrique, Arte y sentido en el universo sacramental de Calderón, Kassel / Pamplona, Reichenberger / Universidad de Navarra, 2004.

Publicado
2019-07-05
Cómo citar
Suárez Miramón, A. (2019). La voz de la Inocencia en el diseño del mundo. Anuario Calderoniano, 12, 173-192. Recuperado a partir de https://recyt.fecyt.es/index.php/acal/article/view/68783
Sección
Artículos. Calderón y el auto sacramental