Impacto de la pandemia de covid-19 en la lactancia y cuidados al nacimiento

Importancia de recuperar las buenas prácticas

  • N. Marta Díaz-Gómez

Resumen

La pandemia por el SARS-CoV-2 ha tenido un gran impacto en la atención al nacimiento y la lactancia. El desconocimiento de los mecanismos de contagio y los riesgos potenciales para la madre y el recién nacido (RN), aun cuando no se ha demostrado la transmisión vertical del virus, ha propiciado el abandono de prácticas como el piel con piel y el inicio precoz de la lactancia materna (LM), que ofrecen grandes beneficios para la salud materno-infantil.

Teniendo en cuenta la evidencia científica disponible y el efecto protector de la LM, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos recomiendan mantener el contacto madre-hijo y la LM en casos de sospecha o infección confirmada por SARS-CoV-2 en la madre, adoptando procedimientos preventivos para minimizar el riesgo de contagio, como la higiene de las manos, antes y después del contacto con el RN, así como el uso de mascarilla. Si se precisa una separación temporal de la madre y el niño, se recomienda alimentar al RN con leche materna extraída. Se ha confirmado la presencia de anticuerpos IgA frente al SARS-CoV-2 en leche de mujeres infectadas, por lo que la LM podría disminuir el impacto clínico de la enfermedad en el lactante, si llega a contagiarse.

Publicado
2020-07-09
Sección
COLABORACIONES ESPECIALES