Archivos




2009

Vol. 38, Núm. 3 (2009)

La conformación de la historia de la Fisioterapia supone el análisis de una multitud de factores que tienen un común
denominador: la necesidad de fuerzas vivas que trabajen por y para la construcción y consolidación de la Fisioterapia;
sin personas motivadoras de procesos de cambio que poseean un cierto empoderamiento reconocido por el colectivo
académico y profesional de la Fisioterapia, sería imposible concebir dicho proceso, puesto que si por algo se ha caracterizado
la Fisioterapia en España en tanto que Profesión y Ciencia ha sido por la necesidad de conquistar muchos de
los logros alcanzados.

Vol. 38, Núm. 2 (2009)

Es sabido por todos que el proceso de investigación fisioterapéutico es impulsado por el problema de investigación.
Plantear un problema claro, conciso y nítido que pueda ser resuelto en el seno de la Ciencia Fisioterapéutica nutriéndose,
o no, de otras Ciencias, es quizá uno de los aspectos más complejos y al mismo tiempo más esenciales y determinantes
para poder llevar a cabo el proceso investigador. Pero, una vez definido el problema de investigación, el
siguiente gran dilema (conocido el marco teórico, analizado el estado de la cuestión y establecidos los objetivos) será
determinar qué diseño metodológico nos va a permitir resolver nuestro problema, nuestra laguna de conocimiento. En
este sentido, sabemos que la elección de la metodología viene determinada por dos importantes elementos: uno, el paradigma
o modelo teórico en el que desarrollemos nuestra investigación (Kuhn estableció, en 1982, que un paradigma
era una «visión global de la realidad que articula los modos de pensar, percibir, valorar e interpretar dicha realidad», y
dos, la naturaleza de nuestras variables. Y ante la disyuntiva de qué metodología seleccionar, surge la reflexión sobre
el momento en el que se encuentra nuestra disciplina científica, entonces observamos que hay una confluencia de metodologías
y que, realmente, la elección de una u otra no resulta sencilla, especialmente cuando elegimos metodologías
que entendemos vitales para nuestra investigación pero que aún no están consolidadas en nuestro campo científico. Por
ello vemos interesante la reflexión que haremos a continuación y que, a riesgo de resultar un tanto infantil, entendemos
permite ilustrar con bastante claridad el proceso de construcción del conocimiento científico






Elementos 1 - 23 de 23